31/7/14

COMO SER PRODUCTIVO

 Dentro de las muchas paradojas que tiene este mundo encontramos que para ser productivo en unas áreas, tienes que ser improductivo en otras. Tiene que ver con la limitación del hombre y con el descanso.

Dice la Biblia en el libro del Génesis que el mismo Dios Todopoderoso descansó el séptimo día de todo lo que había hecho durante la semana. El Ser más productivo quiso descansar y ver lo que había hecho.

Dentro de los Diez Mandamientos escritos en Éxodo 20, el más largo de todos es el que se refiere al día de reposo. Ocupa nada menos que tres versículos. En muchos otros pasajes de la Biblia se explica la importancia del día de reposo, mandamiento que apenas se cumple entre la cultura occidental cristiana. El Señor Jesús quiso quitar rigidez al estricto fariseísmo que estaba instalado en la sociedad, pero no dudó en descansar y animar que fueran a Él todos los cansados y cargados (Mateo 11:28).

El día de reposo se usa para hacer tareas de la casa, actividades pendientes ajenas al trabajo, u otros pasatiempos que nos cansan más que el propio trabajo. Consecuentemente, el lunes volvemos a nuestra rutina laboral semanal más cansados de como terminamos el viernes.

El resultado de esto es perder el norte del sentido del trabajo y del deleite espiritual del mismo, como Dios lo hizo también el séptimo día después de haber creado el mundo.

No se empieza la semana igual con la misma energía ni motivación habiendo descansado el domingo (o el día que nos toque descansar), que habiendo realizado actividades agotadoras. La noche y el día de reposo están para descansar. Se gana un enorme porcentaje de productividad física y cerebral habiendo descansado lo necesario. Si no hay descanso no hay productividad. Es una regla general que está en los campos, en el hombre y en todo el mundo animal.

Si quieres ganar en productividad empieza por valorar este mandamiento de Dios y te sorprenderás de la energía y motivación que puedes acumular para empezar tu semana de trabajo.

¡Disfrútalo!

30/7/14

UN SEÑOR, UNA FE, UN BAUTISMO

Dice Efesios 4:5-6: "Hay un solo Señor, una sola fe, un solo bautismo, un solo Dios y Padre de todos, quien es sobre todos, a través de todos y en todos." Leyendo este versículo uno se puede preguntar ¿Cómo existen entonces tantos grupos cristianos, denominaciones y confesiones distintas? ¿Acaso los cristianos no eran un sólo grupo en el principio? ¿Por qué ahora hay tantos?

La respuesta es sencilla. A lo largo de la Historia, los intereses mundanos de los hombres han hecho que cada uno vaya por su propio camino separándose de los demás. Cuanto más nos alejamos de Dios, más separados estamos entre nosotros, cuanto más cerca estamos de Dios, más cercanos estamos unos de otros.

Pero Señor sólo hay uno. Es el Señor Jesucristo. Cuando hablamos de Él y de su mensaje se unen nuestras posiciones, cuando hablamos de otras cosas se diferencian. Por eso hay también una sola fe, la fe en Jesucristo. Los primeros discípulos sólo hablaban de Él y todo lo hacían en su nombre. El poder era grande, la extensión del Reino también.

El bautismo, que es la señal pública de nuestra creencia, nuestro testimonio, nuestro énfasis en la vida solo era uno. El que se hacía en el nombre del Padre, Hijo y Espíritu Santo. No había otros compromisos de denominación, religión o creencia doctrinal de tipo secundario. Se predicaba para extender el Reino de Dios, no una determinada religión.

Nuestra predicación tendrá poder, unidad y amor mientras sólo prediquemos un nombre, el nombre de Jesús. Predicando su mensaje sencillo y poderoso que está en los evangelios y en toda la Biblia, es que predicamos el verdadero evangelio. Prediquemos el mensaje de Jesús.

29/7/14

UN TIEMPO A SOLAS

Dice Eclesiastés 4:9-12: "Mejor son dos que uno, pues reciben mejor paga por su trabajo. 10 Porque si caen, el uno levantará a su compañero; pero ¡ay del que está solo! Cuando caiga no habrá otro que lo levante. 11 También, si dos duermen juntos se calientan mutuamente, pero ¿cómo se calentará uno solo? 12 A uno que prevalece contra otro, dos lo resisten, pues cordón de tres dobleces no se rompe pronto."

Las relaciones de pareja son como un río por el que debe fluir la corriente del amor, y además en ambos sentidos. La llegada de los hijos, el trabajo u otras situaciones suele conllevar invertir tiempo en estos asuntos, y restárselo al tiempo que se dedican un cónyuge al otro.

He visto como muchas parejas dicen que es irremediable y en parte tienen razón. Yo también soy perosna, padre, trabajador, y tengo poco tiempo. Pero eso no significa que deba abandonar a mi mujer y que ya no pueda tener tiempo para ella. De forma periódica tenemos un tiempo sólo para nosotros en el que los niños ni nadie puede entrometerse.

Como cristianos debemos tener un tiempo a solas con el Padre, del que sacamos la fuente de poder para enfrentar la extensión del reino de Dios. Un tiempo a solas con nuestro cónyuge también es necesario para sacar adelante nuestro matrimonio. En esos momentos encontramos apoyo el uno en en otro. No hay que buscar excusas. Será en la forma y periodicidad que la propia pareja decida, pero un tiempo a solas es absolutamente imprescindible. No te lo pierdas.

Un saludo.

28/7/14

LO ESCONDIDO DE DIOS

Hay cosas que el hombre natural no alcanza a saber. Hay cosas de la vida que sólo sabe Dios y son imposibles de conocer para el hombre. Es lo escondido de Dios.

Pero Dios desea que el hombre conozca ciertos asuntos concretos por alguna razón. En el pasado, Dios usó a los profetas del Antiguo Testamento para que el pueblo de Israel conociera su voluntad de bendición y no se alejara de Él. Quería avisarles del peligro de separarse de Él. Quería decirles que es más fácil creer que no creer en Él. Pero no le siguieron. No creyeron. Recibieron su castigo.

Dios usa a personas muy diversas para dar a conocer su voluntad a su pueblo. Y también usa a su pueblo para dar a conocer su voluntad al mundo. Pero el mundo no le sigue, no cree en Él.

Lo escondido de Dios está bien visible y evidente para unos pocos, pero escondido a los ojos de la mayoría. Un sentido de frustración y soledad navega por el alma del profeta que da a conocer su voluntad mientras no es escuchada. Este sentimiento lo sufrió el Señor Jesús, que tuvo que soportar la incredulidad de un pueblo que no veía lo que para Él era evidente. Jesús sufrió la soledad del liderazgo.

Lo escondido de Dios era evidente para Jesús. Y durante un tiempo sólo lo fue para Él. Incluso los discípulos dudaban de Él en muchas ocasiones. Sólo después de su glorificación es que se dieron cuenta de muchas cosas que les había dicho y no entendieron en su momento.

Pero Jesús no flaqueó en su misión. Sabía que un día lo entenderían. Es la confianza del liderazgo. Levantar proyectos que otros no entienden hasta que ya está a la vista. Eso es tener visión. Cuando otros no lo ven, el líder ve lo que otros no ven. Lo que Jesús veía se lo había mostrado el Padre, como dice en Juan 5:19: "el Hijo no puede hacer nada de sí mismo, sino lo que ve hacer al Padre", y esa fue la fuente de su fortaleza que le llevó a llevar su visión hasta el duro pero triunfante final.

Si estás en una posición de liderazgo, lo más duro será lidiar con la soledad de la visión que está oculto para otros. Dios tiene un gran lugar especial en el cielo para aquellos con fe firme pelean la batalla de la fe para llevar a cabo los propósitos de Dios. Querido líder lector, persiste en la fe, lucha por la visión, abunda en amor para los que ahora no ven lo que tú ves, y no pierdas de vista aquello que Dios te ha dado a conocer.

Un abrazo.



17/7/14

EL AVIVAMIENTO Y SUS CONDICIONES

En el libro de Hechos de los Apostoles se nos narra las historia del cristianismo con sus primeros años de extensión. En Pentecostés se produjo el primer Avivamiento del cristianismo, y en el primer capítulo se nos narra las condiciones previas del Avivamiento.

Al principio del primer capítulo, Lucas, el autor del libro de Hechos, hace una llamada al evangelio que escribió con antelación. Lo primero que debes hacer para tener un Avivamiento en tu vida, o en tu Comunidad, es conocer el evangelio. Es lo primero de todo. El verdadero evangelio de Jesús tiene poder para transformar el mundo.

En los siguientes versículos habla de la promesa del Espíritu Santo (vv. 4-11). Las promesas de Dios nos sostienen en tiempos de debilidad o duda. Siempre son extensas en la Biblia y muy numerosas.

La tercera condición previa del Avivamiento es la oración continuada. Esto es importante. Así estaban los apóstoles, reunidos unánimes en oración (v. 14). No basta con orar cinco minutos al día. Dios nos marcará el tiempo necesario. ¿Por qué no una hora? Lo que sí sabemos es que hay que orar sin cesar (1ª Tesalonicenses 5;17). Más oración, más poder, menos oración menos poder.

Aún así a veces hay intentos fallidos. El Avivamiento en nuestra vida o en nuestra Comunidad puede tener varios intentos. Éstos pueden ser necesarios, pero nunca hay que dejar de buscar avivar el evangelio de Dios en nuestra vida y en nuestra iglesia, con compromiso y oración.


EL AVIVAMIENTO EN SÍ
Vemos en el capítulo 2 de Hechos que el Avivamiento empieza con un hecho milagroso (vv. 1-4). Algo hace Dios que cambia las circunstancias a raíz de un determinado hecho que sólo Él se encarga de hacer y provoca el Avivamiento en sí. Hubo un tiempo en el cristianismo europeo del siglo XIX, en el que se negaban los milagros del Nuevo Testamento y todo se reducía a la evolución de mitos antiguos. Aunque hoy en día casi nadie defiende esta posición entre los cristianos, este pensamiento ha calado bastante en el trasfondo del cristianismo europeo y ha llegado a ser un condicionante para la descristianización de Europa. El evangelio ha intentado ser mutilado en algunas partes, sin embargo no ha sido así en España.

Lo que sigue al hecho milagroso es la distribución masiva del evangelio (vv. 5-11). Una ciudad puede ser evangelizada en cuestión de días o semanas. Muchas personas creerán, pero todos escuharán. Ocurrió en Jerusalén  y ha ocurrido en muchas otras ciudades a lo largo de la Historia. Esto no es tan difícil. Cuando una noticia corre de boca en boca, en poco tiempo puede llegar a toda una ciudad, y muchos pueden llegar a creer.

Es entonces cuando hay que tomar medidas concretas y organizar a la iglesia. A los nuevos convertidos habrá que enseñarles todas las cosas y asegurar su desarrollo espiritual. Entonces dará lugar a una Nueva Comunidad (vv. 42-47) que no tendrá nada que ver con lo que había antes.

Dios quiera que podamos vivir estas condiciones previas al Avivamiento, y después lo vivamos en nuestras vidas y en nuestra propia iglesia. Oramos para verlo pronto. Amén.

16/7/14

EL VERDADERO EVANGELIO

Mateo 16:13-28: "Todo que que quiera salvar su vida la perderá, y todo el que pierda su vida por causa de mí, la hallará" (versículo 25)

Hoy en día hay tantas iglesias y grupos cristianos, que cada uno predica su propio evangelio. Cada uno hace énfasis en una cosa diferente, pero el verdadero evangelio es el que está en la Biblia. No hay otro. Nunca dejes que te maticen o te cambien la Palbra de Dios. La Biblia dice lo que dice, y esa es la verdad. Es muy fácil y sutil el engaño escondido para apartarse del verdadero evangelio que está en la Biblia. Esto ha pasado varias veces a lo largo de la Historia. En el Siglo XIX, los teólogos liberales alemanes intentaron cambiar el evangelio diciendo que los milagros de Jesús en realidad no existieron. Dijeron que ni siquiera existió Jesús, que no estaba demostrado. Hoy en día, casi nadie admite la teoría de que Jesús no existió, pero en algunos circulos de Europa ha calado esta teoría falsa, y el evangelio se ha debilitado. Las iglesias van desapareciendo poco a poco, y el evangelio está retrocediendo en todo el norte de Europa. Las almas se enfrían espiritualmente, porque han desvirtuado y descafeinado el evangelio. En el Siglo XX, después de las Guerras Mundiales, se predica el evangelio de la prosperidad. Todos quieren tener más dinero y poder. Para ellos, el que más tiene más avanza en el evangelio, y viceversa (el que más avanza en el evangelio más dinero y poder llega a tener). En el Siglo XXI, la época postmoderna, marca un evangelio basado en el placer y el ultra individualismo. Para muchos, estar tranquilo es estar en el evangelio. Para ellos, tener una vida placentera es la recompensa de ser bueno. Lo único importante es el propio yo, y el que está al lado que se apañe como pueda. Esto también es una perversión del evangelio. El verdadero evangelio es el que está en la Biblia, en Mateo, en Marcos, en Lucas, en Juan, y en el resto del Nuevo Testamento. Lo que dice ahí es lo que hay que hacer. Y si yo, u otra persona os predica un evangelio diferente no hagáis caso. Es mentira. El evangelio verdadero está en la Biblia. Los sacamos del texto de Mateo 16:13-28 ¿Cuales son los puntos principales del evangelio que vemos en este texto?

1. LAS RIQUEZAS NO SIRVEN PARA NADA
¿Cuántos textos en la Biblia conoces que hablen en contra de las riquezas? Vamos a ver algunos: El joven rico y Jesús. "Bienaventurados los pobres, porque de ellos es el Reino de los Cielos." (Mateo 5) Santiago 5: "Ricos, llorad por las miserias que os vendrán, porque vuestras riquezas están podridas." "Es más fácil que un camello entre por el ojo de una aguja, que un rico  en el reino de los cielos." El ejemplo de Zaqueo: "-Señor, la mitad de mis bienes doy a los pobres; y si en algo he defraudado a alguien, se lo devuelvo cuadruplicado." 1ª Timoteo 6:17: "A los ricos de este mundo manda qwue no sean altivos ni pongan la esperanza en las riquezas, las cuales son inciertas, sino en el Dios vivo, que nos da todas las cosas en abundancia para que las disfrutemos. Que hagan bien, que sean ricos en buenas obras, dadivosos y generosos." Santiago 2:5-6: "Hermanos míaos amados, oíd: ¿No ha elegido Dios a los pobres de este mundo, para que sean ricos en fe y herederos del reino que ha prometido a los que lo aman? Pero vosotros habéis afrentado al pobre. ¿No os oprimen los ricos y no son ellos los mismos que os arrastran a los tribunales?" Colosenses 3: "Poned la mira en las cosas del cielo, no en las de la tierra" Está claro que no hay que vivir en función de las cosas materiales. No defiendas las cosas materiales. No defiendas el patrimonio de tu familia o de tu iglesia. No le des importancia. Dale importancia al amor, la fe y la misericordia. Lo dice la Biblia. Al que tome de lo que es tuyo, no pidas que te lo devuelva. No luches por la comodidad, sino por el elvangelio. Comparte lo que tienes. Si Dios te da riquezas algún día lo mejor que puedes hacer con ellas es compartirlas y repartirlas.

2. PERDER LA VIDA POR EL EVANGELIO ES UN GOZO
Esto nace del amor. Si entrego mi vida sin tener amor, no sirve de nada, como dice en 1ª Corintios 13.  Es difícil creer que perder la vida por el evangelio es un gozo, pero es rigurosamente cierto. No importa que la gente sa desagradecida o engañadora cuando la ayudamos. Es mejor dar que recibir. Jesús entregó su vida por los que le crucificaban. La Biblia dice claramente: el que gane su vida la perderá, el que pierda su vida por causa de Cristo la ganará. Todos los que han entregado grandes posesiones para Cristo, no se arrepintieron, ni se arrepienten de nada. Es un gozo usar lo que tenemos  por amor de Cristo. Todos los mártires de la Historia han expresado su profundo y máximo gozo a la hora de entregar la vida, porque hacen lo mismo que Jesús.

3. LO IMPORTANTE ES EL ALMA
Somos personas con alma. Nuestra alma es más importante que las cosas materiales. No te dejes dominar por los deseos de la carne, los deseos de los ojos y la vanagloria de la vida. Parece que estamos en una sociedad civilizada, pero en los corazones de las personas no ha cambiado nada. Sigue habiendo rencor, venganza, ansias de poder, mucho egoísmo y avaricia. No eheches a perder tu alma. TYrata a tu alma igual de bien que tratas a tu cuerpo. No caigas en cosas vanas, peleas inútiles y discusiones irrevlevantes. Echa fuera de ti el rencor, que es un veneno para el alma. Practica la reconciliación, la restauración y el perdón. No pretendas tener razón. No te hagas sabio en tu propia opinión. NO seas vengativo. Si haces esto cuidarás de tu alma.

4. SE TRIUNFA EN EL CIELO, NO EN LA TIERRA.
Jesús triunfará. No se triunfa en la tierra, se triunfa en el cielo. La gloria de la tierra no sirve para nada. Lo que sirve es la gloria del cielo. La humillación de Jesús, el desastre que tuvo que vivir es su gloria y nuestra gloria. Con la humillación en la tierra se triunfa en el cielo. ¿Qué personas se acercan antes al evangelio? Los pobres, los que lloran, los mansos, los que tienen hambre, los misericordiosos, los de limpio corazón, los pacificaores, y los que padecen persecución, vituperio y tribulación. Si predicas el evangelio a cualquiera de estas personas, ya verás como te escuchan...! Hermanos, es maravilloso predicar el evangelio y que te esuchen. No hay otra cosa mejor en el mundo que ver a un alma convertirse a Jesús delante de ti. Es mejor predicar a este tipo de personas y no a los que son como el joven rico que se acercó a Jesús, los que se auto justifican y se creen que van a ir al cielo por su bondad. Dios nos llama a predicar a los que se cren enfermos del alma, no a los que se creen sanos. Jesús no vino a sanar a sanos sino a enfermos, para salvación. Así pues, hay que huir de los triunfos del mundo, que llevan a la auto exaltación. Es mejor buscar los triunfos en el cielo. HAZTE tesoros en el cielo, no en la tierra.

5. ESTO EMPIEZA YA (versíuculo 28)
¿Porqué introduce Jesús este último versículo? Por la inmediatez de la tarea. Hay que empzar ya, no hay que esperar a mañana. Jesús señala la inminencia de este hecho. Este evangelio ya está entre nosotros, en Alzira, en nuestro barrio, entre nuestros vecions, ESTA EN TI, en la Biblia que es la Preciosa Palabra de Dios. Es el Tesoro Escondido, la Perla Preciosa. El Reino de Dios ya está aquí. No esperamos a ningún otro. Jesús ya vino y nos trajo este evangelio. Hay que practicarlo de corazón. Si no puedes te pasará como a Judas, que ya era tarde cuando se dio cuenta de los que había hecho.

CONCLUSIÓN

El Verdadero Evangelio tiene estas carácteristicas que muchos que se llaman cristianos no aceptan, pero son verdades centrales del Evangelio. Recuerdalas: Las riquezas no sirven para nada. Perder la vida por el Evangelio es un gozo, no un carga. Lo importante es el alma. Se triunfa en el cielo, no en la tierra. Esto empieza ya. Te aniimo a que empiezes ya mismo a vivir el Verdadero Evangelio de Jesús. Dios te bendiga.

15/7/14

COMO SUPERAR LAS TENTACIONES

"Velad y orad, para que no entréis en tentación." Marcos 14:38

Sabemos que una parte de la oración del Señor, el Padre Nuestro dice: "no nos metas en tentación". Aún así muchas veces somos tentatos como cualquier ser humano. El Señor Jesús lo fue. Importantes personajes de la Biblia también lo fueron. Todos somos tentados.

Lamentablemente, no todo el mundo tiene una fuerza de voluntad fuerte para librarse de la tentación. El mundo está llenos de personas débiles que pronto caen en la tentación. Cada uno tiene sus tentaciones que vienen marcadas por los deseos de la carne, los deseos de los ojos y la vanagloria de la vida. Así que necesitamos un método generalizado y eficaz para librarnos de la tentación.

El mismo Jesús nos da la clave en Marcos 14:38: velar y orar.

Velar es estar atentos, estar alerta, no dormirse, permanecer despierto ante un mundo que nos bombardea con tentaciones de todo tipo. Si la tentación nos sorprende despistados en nuestra vida espiritual, tenemos muchas posibilidades de perder la batalla.

La otra cosa es orar. Mucho se ha escrito sobre la oración, pero aún así se ora poco. Las distracciones de este mundo postmoderno y la debilidad del hombre hacen que esto sea así. Ver pasar las horas mientras se ora es algo que pocas personas hacen, por eso mucha gente cae en sus tentaciones. La oración da fuerza espiritual, claridad, sabiduría, santidad y un sin fin de beneficios para todo el que la practica. ¿Por qué se ora tan poco?

El mejor remedio para orar y velar es pedir ayuda a Dios. Sí. Orar para pedir orar. No lo dejes. Saldrás de la tentación.