23/2/12

5 Formas de Salir del Pozo


Jeremías 33.3: Clama a mí, y yo te responderé, y te enseñaré cosas grandes y ocultas que tú no conoces

1.       Pedir, pedir y pedir
2.      Esperar la respuesta
3.      Estar abierto a soluciones

1.       Pedir, pedir y pedir
Ya tienes las tres primeras formas. Esto es lo primero y más importante. Es más del 50% de la solución. Pedir es un arte. Conozco a gente que se gana la vida pidiendo. Pedir no es malo. Dios quiere que le pidamos. A las personas también les gusta que les pidan cosas. Tu soledad se acaba cuando alguien te pide algo. Con gusto se lo das por el simple hecho de que te ha hecho compañía y para sentirte útil.
La Biblia es clara en este sentido: “Pedid y se os dará” (Mateo 7:7). Se refiere a Dios, claro. Pero puedes también pedir a las personas. Hay un dicho que dice “el "no" ya lo tienes”. Si no pides está claro que no recibirás. Un dicho bastante diferente, pero no menos cierto es el que dice: “el que no llora no mama”.
Si estás angustiado, desesperado, deprimido o ansioso por alguna circunstancia es lo que tienes que hacer. Es más, creo que pedir en esta circunstancia es especialmente útil. Dios está esperando a que le llevemos las necesidades del corazón que son las más importantes. En primer lugar pídele ayuda a Dios.
2.      Esperar la respuesta
Dice el Salmo 37:7: “Guarda silencio ante Jehová, y espera en él”. ¿Has visto a algún camarero de pie junto a tu mesa con la mano abierta esperando a que le pagues? Me refiero a algo así. Si ya has suplicado lo suficiente, si has cumplido con tu parte de pedir, ya sólo queda esperar la respuesta afirmativa. Es como una forma de presión, es como otra forma de pedir con lenguaje no verbal. Si pides, pides y pides, pero te vas de la presencia del que te va a dar, has perdido. Espera una respuesta positiva de parte de Dios. Ya que has pedido hasta la extenuación, lo que tienes que hacer ahora es esperar la respuesta positiva. Es fundamental. Ya sé que es incómodo. Los segundos se cuentan por horas en la espera. Pero es un tiempo muy productivo. Esperamos en muchos sitios ¿Por qué no esperar a que Dios nos saque del pozo de la desesperación? Sin duda Él no tardará en contestarnos.


3.      Estar abierto a soluciones
No serías el primero que tienes la solución delante de ti y no te das cuenta. Las posibilidades de respuesta de Dios son infinitas, y todas buenas. No se trata de tomar atajos, se trata de tener la vista abierta a la oportunidad que Dios te da. Tampoco se trata de tomar el primer camino que se nos abre. Esto puede ser engañoso. Pero se trata de estar abierto a la Palabra que Dios tiene para nosotros por que nos va a sacar el pozo de la desesperación. Suyos son todos los recursos. No dudes que el quiere sacarte.

Encomienda a Jehová tu camino,  confía en él; y él hará”. Salmo 37.5

No hay comentarios:

Publicar un comentario