24/2/12

COMO CAMBIAR DE CARÁCTER

 1.       CAMBIA TUS PENSAMIENTOS
Seré breve. No se puede cambiar de carácter si no se cambia la forma de pensar. Nuestro carácter depende case exclusivamente de nuestro pensamiento. Está claro que no puedes pretender cambiar los resultados sin cambiar los métodos. Mucha gente cambia de comportamiento cuando cambian de país porque cambian de pensamiento debido a las nuevas circunstancias.
 
¿Qué hace cambiar los pensamientos? Por un lado los factores externos. Puede ser cualquier cosa, incluso, y especialmente, el clima. Toda circunstancia nos puede hacer cambiar la forma de pensar. Por otro lado, somos seres racionales que pueden realizar cosas en contra de las condiciones medio-ambientales. Es decir, podemos vencer las circunstancias si verdaderamente queremos vencerlas. Así que la fuerza de voluntad se convierte en un factor importante para cambiar de forma de pensar. Cambias de pensar, si verdaderamente quieres cambiar.

Dice Filipenses 4:8: “Todo lo que es verdadero, todo lo honesto, todo lo justo, todo lo puro, todo lo amable, todo lo que es de buen nombre, si hay virtud alguna, si algo digno de alabanza, en esto pensad.

2.      DATE TIEMPO
En tres meses se pueden hacer grandes avances en personas jóvenes. La gente mayor puede que necesite incluso años. No se cambia de carácter de la noche a la mañana. Todo lleva un poco de tiempo y requiere un poco de paciencia y trabajo constante. Los cambios violentos pueden ser nocivos y hay que huir de ellos. Tomarse las cosas con calma y reflexión puede ayudarnos mucho.

3.      CONTROLA LOS CONTRATIEMPOS.
Una cosa es cambiar de carácter un día y otra cambiar permanentemente. Primero hay que conseguirlo, después hay que mantenerlo. Desde luego hay que ser constante en nuestra nueva forma de pensar, pero eso no impide que a lo largo de los años de nuestra vida, podamos sufrir contratiempos que nos puedan hacer volver a nuestra antigua vida en la que no nos gustaba nuestro carácter. La mejor forma de superar los contratiempos es estando prevenidos. Vivimos en un mundo de constantes cambios en el que nada es para toda la vida. Dice un refrán: “dentro de 100 años, todos calvos”.  Hay que vivir alerta porque los cambios o las propuestas de cambio van a venir tarde o temprano. Cuando vengan estaremos preparados, sabremos contrarlos y no nos destruirán. Nos volveremos a levantar y seremos la clase de persona que Dios quiere que seamos.

Habría mucho más que decir, mucho que explicar y mucho que aprender de la Palabra de Dios, pero esto es un blog y el espacio es limitado. Pon en marcha esta semilla de esperanza que hoy te he dejado. Como dice Beni Moreno en Buenas Noticias TV: “Tú vales mucho para Dios”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario