25/2/12

EL SUEÑO DE TU VIDA

Ellos le dijeron: Hemos tenido un sueño, y no hay quien lo interprete. Entonces les dijo José: ¿No son de Dios las interpretaciones? Contádmelo ahora.” Génesis 40.8
 
El mérito de José no es que interpretara sueños, sino que supo conseguir el suyo. Llegó a lo más alto del escalafón, a pesar de sus comienzos tan difíciles.


Todos tenemos un sueño. Algunas personas lo tienen escondido, otras lo dicen abiertamente, otras lo han olvidado y otras han desistido de alcanzarlo.
 
Yo tuve un profesor que decía con melancolía que le hubiera gustado aprender inglés y tocar la guitarra como si su vida se hubiera acabado. Lo más gracioso es que tenía poco más de cuarenta años. En realidad, había abandonado su sueño. Alguien se lo robó.

Hay varias películas y novelas que se llaman “el ladrón de sueños”, y suelen ser historias de fantasía en las que el “malo maloso” se dedica a robar las ilusiones a las personas hasta que llega el “superhéroe” y salva al mundo de este espécimen.
 
Los ladrones de sueños son los que no han conseguido nada en la vida. Recuerda: “el que está de vuelta de todo es que no ha ido a ninguna parte”. Yo creo que nadie puede robarte un sueño si tú no se lo permites.

Es bueno comunicar tu sueño a otros, pero no a cualquiera. No eches las perlas a los cerdos porque las pisotearán, se volverán y te despedazarán (Mateo 7.6).

Creo que todo sueño personal se distingue por estas 3 cosas:

1.    Es íntimo y personal. Nace en ti, se desarrolla en ti y se cumple o muere en ti.

2.   Requiere esfuerzo sin límites. Decía la profesora de la serie “Fama” al principio de cada capítulo: “La fama cuesta. Pues ahí es donde vais a empezar a sufrir, con sudor”. Busques fama (espero que no) u otra cosa, hace falta esfuerzo y sacrificio sin límites. Sólo los que están dispuestos a entregarlo todo a cambio de su sueño lo consiguen.

3.   Hay que esperar. No todo se consigue al momento, ni en tres meses. A veces hacen falta años para llegar a ser lo que uno quiere ser. Lo mejor es preguntar a Dios ¿Señor, qué persona quieres que sea? La respuesta la tendrás pronto y empezarás a trabajar con un objetivo preciso.
 
Hace unas semanas mi hijo Santi ha empezado a marcar goles en su equipo de fútbol, el Benissa F.C. Hasta hace poco no hacía nada en los partidos y el entrenador lo tenía esposado al banquillo. El cambio ha sido fulminante. Le pregunté: “Santi ¿Por qué has empezado a marcar goles en todos los partidos?”. El me respondió. “Papi, es que tengo muchas ganas…”. El ha conseguido su pequeño sueño ¿Y tú?
 
¡Ánimo! Tu sueño está cerca…

3 comentarios:

  1. Esto se parece mucho a lo que es mi vida !!! Gracias por tan motivadoras palabras y espero leer todas sus publicaciones, aquí halle un tesoro.

    ResponderEliminar
  2. Hola Oscar. Muchas gracias por tus palabras. Cuanto me alegro. Ademas, eres la primera persona que me deja un comentario en este blog. Nunca lo olvidaré. Mil gracias.
    Diego.

    ResponderEliminar
  3. Dios nos habla a través de otras personas en el momento preciso aunque a veces inimaginable. Gracias por tus palabras, son un aliento en días difíciles como hoy, cuando es duro no ver cerca mi sueño, pero sé que Dios es bueno y concede las peticiones de mi corazón según su voluntad. Dios te bendiga Diego.

    ResponderEliminar