13/3/12

COMO ESCAPAR DE UN VICIO


La comida, el alcohol, las drogas, comprar de forma compulsiva, las nuevas tecnologías y excesos de todo tipo. Todo esto y más puede llegar a ser un vicio que nos robe nuestro tiempo, dinero, familia, trabajo y toda nuestra vida. Hay que tomárselo en serio ¿Cómo saldremos de ello?

1. No lo minimices.
2. Haz lo que sea con tal de salir de él.
3. No celebres demasiado las victorias.
4. Finaliza el tratamiento completamente.
5. Sé vigilante el resto de tu vida.

1. No lo minimices.
Este el primer paso que muchos no pueden dar. Uno suele ser el último en ver su propio problema. Puede que estés peor de lo que piensas. No descartes las señales que otros te dan sobre tu estado. Si el vicio no lo sabe nadie te costará más salir, o sea, que tienes que ser más sensible a una posible ultra dependencia. No deseches la posibilidad de que estés muy enganchado. La confesión te puede ayudar más de lo que piensas. Busca a las personas adecuadas para confesarlo y pedir ayuda.



2. Haz lo que sea con tal de salir de él.
El Señor Jesús no se tomó a broma estas cosas. Dice Mateo 18:9: "Si tu ojo te es ocasión de caer échalo de ti, por que mejor es entrar con un solo ojo en la vida que con los dos ser echado en el infierno de fuego". La única forma de salir es poniendo toda la carne en el asador. Tienes que estar dispuesto a todo.



3. No celebres demasiado las pequeñas victorias.
No te engañes. Ganar una batalla no es ganar la guerra. No intentes Ilusionarte antes de tiempo por que será el motivo de una recaída peor. Sé sensato, cálmate, es pronto todavía. No significa que hayas ganado. Usa el dominio propio. Vas bien pero no te alteres.

4. Finaliza el tratamiento completamente.
Como los antibióticos. Si no terminas el tratamiento volverá la infección. No descanses cuando notes mejoría, termina de curarte como te digan los que te aconsejaron. Tu enemigo no son personas sino el vicio y es a ese vicio a quien tienes que machacar la cabeza hasta el final. Aunque creas que estás curado no es así. Tienes que terminar el tratamiento hasta el final.



5. Sé vigilante el resto de tu vida.
Si has caído en un vicio puedes caer fácilmente en otro. Puede que seas un dependiente. Tendrás que mantenerte vigilante el resto de tu vida, pero no importa, lo pues hacer y merecerá la pena.



Vamos. Mucha gente se ha curado de sus vicios. Pídele ayuda a Dios y empieza pronto a curarte. Tú puedes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario