14/3/12

LA PAZ DEL QUE TRABAJA

"Por demás es que os levantéis de madrugada, y vayáis tarde a reposar, Y que comáis pan de dolores: Pues que a su amado dará Dios el sueño." Salmo 127.2
 
Hay gente que no puede dormir porque no tiene trabajo. En realidad creo que muchos no pueden dormir no porque no tengan trabajo sino más bien por razones económicas. Trabajo siempre hay y siempre habrá, pero en ocasiones es sin cobrar. Nadie debe estar parado. Todos debemos hacer lo que esté en nuestras manos. Dios enviará su provisión en su momento. Siempre hay algo que hacer.
Si yo fuera empresario y viniera una persona diciendo que quiere trabajar para mí sin necesidad de pagarle, yo le probaría, y si dice la verdad le contrataría. Hoy hay mucho desempleo en muchos países, pero eso no significa un cese en la actividad. Es sano trabajar, e intentar sacar producto del trabajo, que será mayor, será menor, o será casi nulo, pero hay que hacerlo.
Además de esto, mantenernos ocupados estando oficialmente en un estado de desempleo es sano para la mente, para el propio cuerpo, y damos la imagen a otros y a nosotros mismos de que somos gente útil, lo cual nos favorece para ser contratados.
Si tienes que descansar, descansa, si tienes que dormir duerme, pero cuando llega el tiempo de trabajar hay que hacerlo sin excusa, es un derecho y una obligación de todos. El salario vendrá a su tiempo. ¡Ánimo, siempre hay algo que hacer!
Un abrazo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario