12/3/12

COMO COMUNICAR O INTERPRETAR EL AMOR


El amor no es tan difícil de interpretar o comunicar. Mucha gente me hace preguntas sobre asuntos éticos. El divorcio, la forma de contestar a la agresión, la disculpa de robar al que no tiene,... Y muchas otras cosas que solo se atreven a preguntar en privado unos pocos, que tienen verdadero deseo de buscar liberación.

Hay cosas básicas que uno no puede dejar de decir claramente sobre el hacer daño a otro en cualquiera de sus formas como venganza, a iniciativa propia o aunque sea sin querer. Pero también es cierto que hay otros asuntos en los que se está al borde de la línea roja sin rebasarla supuestamente.

Sabemos que una cosa es quebrantar la ley y otra quebrantar el espíritu de la ley. Los fariseos guardaban fielmente la letra de la Ley de Moisés, pero quebrantaban lo más importante de la Ley que era el amor, la paz y la misericordia. Jesús quebrantó muchas veces la letra de la Ley de Moisés como trabajar en sábado, comer con pecadores y otras cosas rituales, pero guardaba y predicaba el Espíritu de la Ley que era al amor y la fidelidad a Dios. Una cosa es respetar la letra de la ley y otra respetar el espíritu de la ley. Si no conoces el espíritu, no puedes respetarlo.

En la reunión de Jerusalén relatada en Hechos 15, se acordó que no se hiciera guardar la Ley de Moisés a los cristianos que no eran de procedencia judía, llamados gentiles, salvo unas pequeñas instrucciones que tenían que ver más con la salud.

Pero hay una norma genérica sobre cualquier asunto ético que el Señor Jesús nos dejó, para resolver cualquier pregunta ética que se nos ocurra. Tiene que ver con amar a tu prójimo como a ti mismo, y está en Lucas 6:31: "como queréis que hagan los hombres con vosotros, así también haced vosotros con ellos." Muchos lo llaman la Regla de Oro.

¿Quieres que se divorcien de ti? ¿Quieres que tu pareja te sea infiel? ¿Te gustaría que tu madre hubiera abortado antes de que nacieras? ¿Quieres que hablen mal de ti a tus amigos? Y así, un sin fin de preguntas en las que cualquier persona cuerda contestaría que no a todo esto.

Así que ya sabes que hacer en cada asunto ético que te venga por delante. Haz con los demás como quieras que hagan contigo. Ah! Y todas las cosas buenas que hagas, hazlas sin esperar nada a cambio.

Un abrazo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario