17/3/12

QUÉ HACER CUANDO PIERDAS LOS NERVIOS

"Bienaventurados los pacificadores, porque ellos serán llamados hijos de Dios " Mateo 5.9
Hay gente que pierde los nervios con demasiada facilidad. La mayoría no son malas personas, e incluso pueden ser adorables normalmente, pero a veces les viene un genio que les echa a perder todo lo ganado. También puede ser que vayan acumulando tensión durante tiempo hasta que ya no pueden más y están a punto de montar en cólera. Se trata de superar esos momentos específicos, e ir trabajando después con el resto. ¿Qué haremos para superarlo?
1. DATE UN RESPIRO URGENTEMENTE
Toma aire, retrocede, huye de una confrontación en la que varias personas que amas saldrán heridas y tú también. Desvía tu atención sobre otra cosa, olvídate de ese asunto de inmediato. Cambia de actividad. Cuenta has cinco, diez o cien, pero descansa por un momento y libérate del ese momento de tensión.
2. RECTIFICA
Cuando ya te has calmado es momento de revisar tu actitud, rectificar y reponer lo que hemos destruido. A veces hay que pedir perdón. Cuanto antes lo hagas mejor, pero asegúrate que estás calmado, no sea que vuelvas a provocar otra situación tensa que acabe mal. Para personas orgullosas rectificar es casi imposible, pero es una necesidad. Es la base para construir buenas relaciones. Acuérdate de ese refrán tan popular que dice "rectificar es de sabios".
3. SÉ PREVENIDO
No vuelvas a caer en el mismo error. Disciplínate en prevenir situaciones tensas. Huye de las pasiones incontroladas e intenta aportar equilibrio a tu vida. Si tienes problemas de carácter considérate una especie de enfermo que necesita un tratamiento de prevención de por vida. Asegúrate de no acumular la tensión que te provoque una situación en que pierdas los nervios. Todos sufren con estas situaciones. Actúa con premeditación para prevenir el mal.
4. CULTIVA EL RELAX
Es un buen ejercicio para el alma si está dirigido por Dios. Tienes que saber controlarte. Pídele ayuda a Dios. Tómate un tiempo diario para orar y reflexionar. Lee algunos capítulos de la Biblia diariamente. Admite que necesitas la paz de Dios en tu corazón. Ya sabes lo que tienes que hacer. Sé disciplinado en buscar la paz. No culpes a otros de tu mal carácter. La decisión es tuya. Aprende a controlarte. Conócete a ti mismo y actúa a tiempo. No dejes que sea demasiado tarde. Dios es paz.
Un abrazo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario