19/1/13

VENCIENDO LA IMPACIENCIA

Una de las circunstancias que mas agobia a la gente es la falta de paciencia para esperar a que llegue una oportunidad en l vida ¿Cómo hacemos para empezar sin que nos llegue la impaciencia? Vamos a seguir los pasos que se nos dan en Eclesiastés 3:1-15

1. PENSAR QUE HAY TIEMPO PARA TODO
Mira lo que dice el versículo 1: "Todo tiene su tiempo, y todo lo que se quiere debajo del cielo tiene su hora:" Tarde o temprano nos llega la oportunidad de hacer todas las cosas. Los que tienen una edad ya saben que esto es así.
Tarde o temprano, cuando menos te lo esperas llega la oportunidad maravillosa que estás esperando, sin darte cuenta de cómo ha venido.
Por ejemplo, para encontrar trabajo no es tanto que haya o no haya, es estar en el lugar adecuado en el momento adecuado. Por eso es tan importante orar.
También hay gente que dice que no tiene tiempo para hacer las cosas. Pero en realidad, uno tiene tiempo para lo que quiere. Cuando uno dice que no tiene tiempo para hacer algo, en realidad está diciendo que la cosa en cuestión que no es lo bastante importante como para dejar lo que está haciendo y ponerse a hacer la otra cosa.
Haber tiempo hay para todo en la vida. No hay que desesperarse, porque todo vendrá.

2. ALEGRARSE Y HACER EL BIEN
Eso es lo que dice el versículo 12: "Sé que no hay para el hombre cosa mejor que alegrarse y hacer bien en su vida."
Uno puede alegrarse de cualquier cosa. Algunos restringen la alegría a determinados momentos del día, de la semana (sabado por la tarde) o del año (en las fiestas). Pero uno puede alegrarse mientras trabaja, mientras va al médico, mientras hace la compra,... ¿De qué depende? DE LA ACTITUD.
La alegría es una actitud. Siempre hay un motivo para alegrarse, sólo hay que buscarlo un poco.

También dice el versículo 12 que hay que hacer el bien. Tiene que ver con lo que os digo siempre: para ser feliz tú, tienes que hacer feliz a otro. Eso ocurre en el matrimonio, en la amistad, en las empresas y en todas las relaciones. Hacer que otro se alegré se traduce en alegría para ti. Invertir o sembrar alegría hace que recibas beneficio o siega de alegría. Si haces bien, Dios te hace bien a Ti.

3. PENSAR QUE LO QUE PERMANECE ES DE DIOS
Lo que permanece es de Dios, lo que es temporal es del hombre. El hombre puede conseguir alegría temporal, pero la alegría duradera es de Dios. El hombre hace muchas cosas pero lo que dura es de Dios.
Cuando uno empieza un proyecto, sabemos si es de Dios, si permanece cuando nosotros nos hayamos ido, ya que Dios trasciende al tiempo.
Así podremos saber si lo que hacemos es cosa nuestra o de Dios. Ahora empezamos una iglesia. ¿Es cosa nuestra o de Dios? La prueba final la tendremos si perdura cuando nosotros nos hayamos ido con el Señor

CONCLUSIÓN
Estuve orando sobre cuando empezar las cosas. Pedí dirección al Señor de cuando empezar las cosas, y la respuesta es YA. Todo YA. Si esperamos nos desesperamos. "El que espera desespera". No todo va a estar perfecto. Nunca va a ser perfecto. Tendremos obstáculos para todo. Pero dice el poeta: "caminante, no hay camino, se hace camino al andar".