16/5/13

SANTI Y ANDY. ¡CUIDADO CON ELLOS!

Santi y Andy

"Instruye al niño en su camino, y aún cuando fuere viejo no se apartará de él" Proverbios 22:6
Nada es más difícil y más gratificante que ser padre y madre. Pones la vida por ellos. Tus hijos te dan la vida y te la quitan al mismo tiempo. Pero lo que casi nadie sabe es que no son lo primero para nosotros. Lo primero es el Señor, después el cónyuge y después ellos, y no al revés.
Andy de Tomate
Pocos padres les enseñan estas prioridades. Loli les enseña a orar cada noche y aprenden muchos versículos. Desde hace años oran por sus maestras, compañeros, dos amigos con cáncer, y por las iglesias de Benissa, Alzira, Carlet y Denia, que son las que han conocido. Aprenden un montón de versículos y ya se saben todos los libros del Nuevo Testamento. Apenas tocan los videojuegos y hacen mucho deporte. Me han preguntado varias veces que hago para que sean así de sanos y graciosos. No sé. Yo no hago mucho. Quiero decir, hago mucho pero el responsable es Dios. Los niños son de Dios, y Él los hace así. Santi quiere ser misionero en China para comer cada día arroz, y Andy quiere ser actor porque en la obra de teatro del cole hizo el papel de tomate. Sí, sí, de tomate, acompañado de una judía verde. El papel de su vida. Para flipar. Loli y yo nos escondemos para que no nos vean reírnos demasiado.
Cuando vayas a criar a tus hijos enséñales a respetar a Dios por encima de todas las cosas. Ora por ellos cada día varias veces y no te importe disciplinarles con amor. Necesitan disciplina. Todos la necesitamos. Que Dios te guíe.

No hay comentarios:

Publicar un comentario