21/11/13

CUANDO SOY DEBIL, SOY FUERTE


Dice 2ª Corintios 12:10 "Cuando soy débil, soy fuerte" ¿Podría ser también lo contrario? Es decir, si soy fuerte, soy débil. Dice 1ª Cor. 10:12 "el que piense estar firme, mire que no caiga".
El hombre no se quiere enterar, pero Dios actúa en medio de las dificultades. Éstas son el terreno fértil para que Dios se manifieste. Las debilidades del hombre son las fortalezas para Dios. Tiene que ver con el mensaje de las bienaventuranzas, con poner la otra mejilla, con estar contento con lo que se tiene (Heb. 13:5), con la separación iglesia-estado para renunciar al poder terrenal, con el triunfo de la fe sobre lo que se ve, de la cruz, de triunfar sin recursos económicos y con gozarse en las tribulaciones. Locura para muchos y tesoro escondido para unos pocos. Es el mensaje irracional y loco de la cruz (1ª Cor. 1:18), que hoy NO tiene gran acogida por el materialismo e individualismo que domina.
Si estás débil, es un buen momento para que Dios se haga fuerte en ti. Si estás fuerte, sé también inteligente y humíllate ante Dios, para que tenga misericordia de ti. He pasado por debilidad y fortaleza, y me he dado cuenta de lo mucho que he madurado en las temporadas difíciles, y los pasos atrás que di cuando nadaba en la comodidad.  Conozco a muchos a mi alrededor que les pasa. Nada es más listo que el hambre. Nada peor que el autobombo y el presumir. Dime de que presumes y te diré de qué careces. Arrodíllate y pide perdón. Dios te bendiga.

No hay comentarios:

Publicar un comentario