9/12/13

CAMINO CORTO, CAMINO LARGO

Mateo 7:13-14: "Entrad por la puerta angosta, porque ancha es la puerta y espacioso el camino que lleva a la perdición, y muchos son los que entran por ella; pero angosta es la puerta y angosto el camino que lleva a la vida, y pocos son los que la hallan".

Estamos rodeados de mensajes que anuncian el camino corto para muchas cosas: para hacerse rico, para adelgazar, para encontrar pareja, para triunfar... La corrupción del sistema político no es otra cosa que un intento de usar el camino corto para conseguir algunas cosas que se desean.

Pero ese camino fácil lleva a la muerte y a la destrucción. No todo camino fácil en la vida lleva al mal, pero el camino del mal suele ser bastante fácil.

El Camino de la Vida Eterna requiere de pasos o acciones que el hombre egoísta no está dispuesto a dar. Entregar la vida propia por el bien de otros es algo que no entra en la mente malcriada del hombre avaro. El Camino de Jesús conlleva salir de nuestra zona de seguridad, y dar pasos de fe y fidelidad para alcanzar el objetivo de la verdadera vida. 

Hay un tipo de vida que solo lleva a la muerte y destrucción, aunque el hombre piense que es agradable, cómodo y fácil, como es el caso de la acumulación de bienes materiales. La vida verdadera requiere de un camino angosto, difícil, lleno de curvas y obstáculos, con constantes tentaciones de desviarse por atajos que llevan a la destrucción espiritual. Sin embargo, el tipo de camino difícil nos obliga a permanecer vigilantes y eficaces a las tentaciones de corrupción que entran en la vida del hombre de forma sutil y silenciosa. Es una forma de engaño que hay que saber evitar.

El hombre debe seguir el camino ofrecido por Jesús. Poner la otra mejilla puede parecer duro y humillante, pero nos libra de recibir muchas bofetadas. Es el camino de la paz, de la exaltación de Jesús por su sacrificio.

No dejes nunca de seguir el Camino de Jesús, cualquier que sea la dirección que te indique. Un abrazo.

SER PRODUCTIVOS Y SEGUIR A JESUS

Lucas 10:41-42: "Respondiendo Jesús, le dijo: Marta, Marta, afanada y turbada estás con muchas cosas. Pero solo una cosa es necesaria, y María ha escogido la buena parte, la cual no le será quitada".

A muchos nos gustaría ser más productivos en la vida. Hay muchas o algunas cosas que nos gustaría llevar a cabo, pero no lo hacemos por cuestiones como la falta de fuerza, de recursos, de inteligencia, de esfuerzo,... ¿Quién sabe? Queremos hacer cosas que no llegamos a hacer. 

Este era el caso de Marta. Quería hacer más de lo que podía, y no llegaba. Entonces solicitó la ayuda de su hermana María y se lo pidió a Jesús. Pensaba que con la ayuda de su hermana María todo podría haber sido mejor, más productivo. Pero María pensaba en otras cosas. Estaba escuchando a Jesús de principio a fin. Y lo que es más. tenía paz y felicidad, todo lo contrario a Marta. 

Jesús le dijo que estaba afanada y turbada con muchas cosas. Esas cosas eran complementarias, aunque Marta creía que eran básicas. Las cosas para que este mundo sea "mejor" según el pundo de vista humano no son básicas, son complementarias, secundarias (Mateo 6:33). Los políticos y las personas afanadas en las cosas de este mundo, piensan que mejorar el nivel económico de las personas es básico. Pero en realidad no lo es. Si tenemos sustento y abrigo, estemos contentos con esto (1 Timoteo 6:8). Hay una cosa básica, necesaria y fundamental en este mundo, que es seguir a Jesús. María no sólo escogió bien, sino que fue defendida por Jesús y protegida para guardar su forma de vida. Nadie nos podrá quitar la elección de seguir a Jesús, aunque tengamos la más dura presión que podamos imaginar. Seguir a Jesús nos aportará una vida diferente, por lo que merece la pena entregarlo todo. Tómate un tiempo para meditarlo, y al final de tu meditación decide seguir a Jesús sin condiciones.

Que todo lo que hagamos en esta vida sea para seguir a Jesús. Amén.