8/7/14

LA BUENA ADMINISTRACIÓN Y EL AMOR AL DINERO

¡Cuántas veces he oído que hay saber administrarse! Ha sido una constante. Economistas, oficiales de iglesia, diáconos, tesoreros,... Y teniendo todos razón, con el tiempo me he dado cuenta que en muchas ocasiones esa frase esconde algo detrás que no está del todo claro.

Supongo que para cierto tipo de personas el joven rico era un ejemplo de administración y devoción. Hacía todo lo necesario para ser correcto con la religión. Supongo que para ellos, Zaqueo, al convertirse dejó de ser un ejemplo, al dar la mitad de sus bienes a los pobres y devolver por cuadruplicado lo que había robado a otros. La viuda que ofrendó dos blancas al templo, todo lo que tenía, delante de Jesús, no sería un gran ejemplo para ellos. Y tampoco lo sería Bernabé, que vendió un terreno de su propiedad y puso lo que obtuvo por él a los pies de los apóstoles. Sin embargo, Judas Iscariote dijo que hubiera sido mejor vender el frasco de perfume de María y dar el dinero a los pobres, en lugar de derramarlo sobre los pies de Jesús. Todo un "ejemplo" de buena administración y generosidad, aunque sabemos que la verdadera intención de Judas era sustraer algo de la bolsa.

Si hay pobres a tu alrededor, ten cuidado con tu forma de administrar tu dinero porque seguramente tengas que compartirlo. Conozco a algunos que más les valiera haber vendido todo lo que tenían y darlo a los pobres. La buena administración no es lo que te llena los bolsillos. La buena administración es la que comparte lo propio con los necesitados. Tomar una decisión que nos beneficie económicamente y que perjudique al Reino de Dios, es una mala administración. No se puede servir a Dios y al dinero al mismo tiempo. La Biblia dice que teniendo sustento y cobijo estemos contento con esto. Dios no nos dejará caer. Debemos demostrar nuestra confianza en Dios por medio de lo que nos dice Mateo 6:33: "Buscad primeramente el Reino de Dios y su justicia, y todo lo demás será por añadido".  Dios tiene buenas sorpresas para ti. ¡No desfallezcas!

No hay comentarios:

Publicar un comentario