23/10/14

5 PASOS PARA TRATAR A UN HIJO ADOLESCENTE

Sin duda, la adolescencia es una etapa que puede llegar a ser muy difícil tanto para los padres como para los hijos que pasan por esta ineludible etapa de la vida. La relación padre-amigo con el adolescente es complicada de mantener. Por un lado los padres deben seguir siendo padres, ejerciendo la autoridad que va a ser un modelo para la futura paternidad del adolescente, y por otro, deben mantener la suficiente cercanía en la relación para no cortar los débiles puentes de comunicación que se dificultan tanto en esta etapa de la vida, pero sin llegar a ser un "perfecto amigo" en lugar de ser padre o madre. Un importante educador dijo: "si el padre o la madre quiere ser amigo de sus hijos puede hacerlo, pero tiene que saber que deja a sus hijos huérfanos."

Yo he visto que una buena relación con el adolescente es imprescindible para el propio desarrollo de nuestros hijos, porque por un lado nos necesitan y nos admiran como padres, por otro, demandan su independencia creciente que es fuente de no pocas tensiones en la familia. Intenta estos 5 pasos para tratar con tu adolescente:

1. MANTENER LA AUTORIDAD.
He visto que muchos padres son muy permisivos con sus hijos, y permiten toda clase de actividades a sus hijos adolescentes sin prácticamente ningún tipo de control. Otros quieren disfrutar tanto de ellos que abandonan su papel de padres y se quieren convertir en "amigos", y dejan al adolescente sin ningún tipo de referente de autoridad. Esto es un gran error. No se trata de ser autoritario. No se trata de poner distancia con nuestros hijos. No se trata de controlar todo lo que hacen. Pero está claro que sin autoridad los adolescentes caerán en el caos propio de esta edad, y perderán los referentes para su futuro desarrollo, además de privarles de una guía que les lleve saber tomar las mejores decisiones como su futura profesión o la pareja.
Los padres necesitan mantenerse durante este tiempo y hasta el resto de sus vidas en su papel de padres que los hijos deberán respetar. La autoridad debe ser ejercida con flexibilidad y sabiduría, algo que escasea en muchas familias.

2. MANTENER LA CERCANÍA.
Con la autoridad se corre el peligro de perder la cercanía con el adolescente. Hay que saber comprenderle y ponerse en su lugar, teniendo en cuenta que la revolución de hormonas y el crecimiento que se está produciendo en su cuerpo está causando cambios muy rápidos que en muchas ocasiones ni el propio adolescente es consciente de ello. Hacer actividades juntos puede ser algo muy positivo para la relación padres-adolescente. Los deportes, las excursiones, ciertos juegos, o actividades de ocio juntos pueden ayudar. En la medida que se pueda, el padre o la madre (dependiendo del caso) puede hacer un acercamiento esporádico al interior del adolescente, para chequear su estado de ánimo y su desarrollo. Hay que evitar el aislamiento del adolescente. Esto podría ser muy perjudicial para él. Hay muchos casos en que los adolescentes sufren en silencia, sin tener nadie con quien compartir, y se "comen" sus sufrimientos ellos solos. Estoy hay que chequearlo. Mantener la cercanía es fundamental.

3. SER POSITIVOS.
La adolescencia suele ser un período de rebeldía y búsqueda de independencia. Algunos padres creen que los adolescentes son niños embutidos en cuerpos de adultos. Ni una cosa ni la contraria. Es una etapa de transición entre la niñez y la juventud. Hay que evitar por todos los medios sumir al adolescente en una vida de castigos encadenados por no obedecer a los padres, que derive en una vida cargada de negatividad. La adolescencia tiene que ser un período feliz de la vida. Hay que intentar preocuparse demasiado por ellos y transmitirles nuestra preocupación por su desarrollo, porque les podemos perjudicar. Aunque haya disciplina y castigos, hay que intentar tener tiempos de positivismo en los que los adolescentes puedan disfruta de tiempos felices en compañía de sus padres. No nos olvidemos de orar por ellos diariamente para que Dios pueda hacer en ellos su obra completa.

4. DAR ESPACIOS DE LIBERTAD CONTROLADA.
Evidentemente, el adolescente demanda espacios de independencia, los cual hay que respetar. Pero no hay que olvidar que siguen siendo menores a nuestro cargo, y que los padres somos responsables de todos sus actos, por lo que hay que mantener un control de bajo perfil, lo más discreto posible. Hay que respetar su intimidad, pero hay que intentar estar informados en la medida de lo posible de lo que le ocurre al adolescente. Se le puede dar libertad en la medida en que cumpla con sus obligaciones de estudios y disciplina, y ellos lo celebrarán y se alegrarán. No hay que malcriarles y darles cosas que no merezcan para evitar que sean desagradecida con lo que la vida les da. Tienen que asumir que los padres le aprobemos de todo lo necesario y somos responsables de ellos, por lo que su libertad dependerá de la responsabilidad que vayan siendo capaces de asumir.

5. MANTENER UNA DISCIPLINA SABIA Y FLEXIBLE.
Los padres no son mejores padres dando plena libertad a los adolescentes para hacer lo que ellos quieran. En realidad eso es abandonarles. Lo fácil es decir que sí a todo lo que nos digan nuestros hijos, pero podemos caer en un pecado de abandono. Dice Proverbios 22:6: "Instruye al niño en su camino, y aún cuando fuere viejo no se apartará de él". Cuando les guiamos y disciplinamos ellos nos quieren más, y lo verán en el futuro, pero hay que mostrar amor también en la disciplina, y ejercerla con sabiduría y flexibilidad. La misericordia también se debe demostrar en la disciplina que se aplica a los hijos, pero manteniendo su efectividad. Hay que ver cuando el adolescente ha comprendido la disciplina, y entonces hay que ser flexible. Saber recompensar a un hijo por su trabajo es fundamental.

Estás 5 pautas de comportamiento con los adolescentes te ayudarán a ser mejor padre-madre y ayudarle en su desarrollo personal. En la adolescencia se toman muchas de las decisiones más importantes de la vida, como la profesión a la que uno se dedica o la persona con la que se va compartir el resto de su vida, así que estos 5 pasos tienen una importancia vital.

Un abrazo.



No hay comentarios:

Publicar un comentario