21/10/14

ALTIBAJOS

Los altibajos en una iglesia naciente son mucho más sonoros que en una iglesia asentada en una ciudad durante años. En un domingo con nieve o intensas lluvias pueden faltar 60 personas en una iglesia de 200. Se nota el bajón de asistencia pero todo sigue adelante. En una nueva iglesia de 20 personas, si faltan 15 por la nieve, y de los 5 que asisten, 3 asisten por primera vez, puedes imaginarte el panorama del pastor que atiende el culto. La alabanza, la atención de los niños y todo lo demás se verá afectado de forma severa, y el propio pastor se planteará todo su ministerio ante un hecho así. Te lo aseguro.

Este ejemplo se puede aplicar a cualquier otro hecho que se produzca en la iglesia, ya sea en la economía, en el grupo de alabanza, en los maestros..., todo afecta en un porcentaje mucho mayor al de una iglesia establecida, y esto requiere de una fortaleza especial por parte del plantador.

También hay ciertos domingos especiales como cuando hay bautismos o fiestas especiales que la asistencia se puede triplicar o cuadruplicar, pero de la misma forma el plantador no debe caer en la euforia de que todos los domingos van a ser iguales o parecidos, engañándose a sí mismo, porque en iglesias nacientes, las variaciones en el porcentaje de la asistencia de un domingo a otro son mucho mayores que en una iglesia establecida.

Lo mejor es mirar las cosas con perspectiva. El plantador tiene que saber situarse a la distancia adecuada para darse cuenta de que son situaciones especiales por las que hay que pasar, pero eso no significa que todo se venga abajo, ni que la obra no pueda salir adelante. La constancia y perseverancia son características imprescindibles para el plantador, que con el tiempo y trabajo adecuado verá recompensada su obra con nuevas almas salvadas, cuyo valor no tiene precio. La paciencia será una actitud imprescindible.

Conozco plantadores que han estado desde 6 meses hasta 2 años prácticamente solos predicando en la nueva congregación, hasta que han conseguido un grupo un poco significativo. Todo depende de muchos factores, algunos muy complejos. Algunos han abandonado, pero el que se mantiene firme viendo las cosas con perspectiva, tarde o temprano disfruta de un crecimiento refrescante en la nueva obra.

Es mejor prepararse para estas grandes variaciones con antelación y no dejarse afectar por situaciones especiales que pueden influir en nuestro ánimo. La lucha siempre tiene recompensa.

Un abrazo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario