7/10/14

HECHOS, Y NO SIMPLES PALABRAS

Colosenses 4:2-6 dice
"2 Perseverad en la oración, velando en ella con acción de gracias;
3 orando también al mismo tiempo por nosotros, para que el Señor nos abra puerta para la palabra, a fin de dar a conocer el misterio de Cristo, por el cual también estoy preso,
4 para que lo manifieste como debo hablar.
5 Andad sabiamente para con los de afuera, redimiendo el tiempo.
6 Sea vuestra palabra siempre con gracia, sazonada con sal, para que sepáis cómo debéis responder a cada uno.
"

Una cosas son los hechos y otras las palabras. Una cosa es predicar y otra "dar trigo". Nosotros manifestamos nuestra fe, pero debe ir acompañada de unos hechos que la demuestren, porque sin ellos, nuestra fe sería carente de contenido, o meras palabras.

Pablo nos da unas pautas en este pasaje de Colosenses del que podemos sacar varias enseñanzas:

1. ORACION PERSISTENTE U "HORAS DE ORACIÓN"
Todos vivimos estresados y preocupados por nuestra vida. Cuando no es un problema es otro.
También tenemos necesidades reales que nos cargan la vida y pueden incluso enfermarnos.
La única forma de quitarnos las preocupaciones y necesidades es con horas de oración.
Somos seres relacionales. Estamos hechos para relacionarnos, y hemos sido hechos a imagen y semejanza de Dios.
No te imaginas el deseo de Dios por relacionarse con nosotros. Dios quiere por encima de todo estar con nosotros y hablar juntos, porque nos ama. Sencilla y llanamente nos ama y quiere estar con nosotros.
La obediencia a Dios es por nuestro bien, y siempre hay que obedecer a Dios en todo, pero Él por encima de todo nos ama y quiere estar con nosotros.
Cuando mis hijos tienen la mente distraída en cosas intrascendentes, me da pena porque no hacen caso a nada más. Están distraídos. Nosotros nos distraemos con cualquier cosa de las cosas de Dios, pero Dios quiere estar con nosotros.
Dios nos habla a través de la Biblia y la oración.y no un rato, sino horas. Podemos orar mientras hacemos cosas, y también orar a solas con Dios en nuestra habitación.
La oración es imprescindible. y además debe ser constante, durante muchas horas de tierna conversación..


2. MARCAR NUESTRAS PRIORIDADES
Nuestra tendencia a perder el norte es infinita. Siempre miramos al dedo en lugar de al horizonte.
¿Cual es nuestra prioridad en la vida? ¿Cual crees que es la prioridad de Pablo en este texto? ¿Por qué viajaba y estaba en la cárcel muchas veces?
Nuestra prioridad debe ser el Reino de Dios. El Reino es justicia, paz y alegría en el Espíritu Santo.
Que no haya nada más importante que el Reino de Dios.
El Reino de Dios es semejante a dos cosas (Lucas 13:18-21): un grano de mostaza y la levadura del pan. El grano se convierte en la más grande de las hortalizas, y la levadura se extiende por tasa la masa y leuda todo el pan.
El Reino de Dios debe estar en toda nuestra vida, en cada tema, en cada asunto, en cada decisión, en cada pensamiento. El Reino de Dios debe ser nuestra única prioridad. Por es necesario horas de oración.


3. PREDICACIÓN DEL EVANGELIO
Dios tiene un objetivo al bendecirnos tanto y darnos salvación. Su objetivo es que todos lleguen a conocer a Jesús y así sean salvo.
Dice 1 Tim. 2.4: "el cual quiere que todos los hombres sean salvos y vengan al conocimiento de la verdad".
Nuestra adoración a Dios debe demostrarse con hechos. No bastan las palabras. De la misma forma, la fe debe debemostrarse con obras, no solo con palabras.
Nosotros somos gente de fe, que hemos conocido a Dios y su poder. Sabemos el poder que hay en el nombre de Jesús.
Por eso hay que llenarse de fe y poder, y empezar a orar y creer, para que se extienda el evangelio. Cuando oramos, cuando tenemos una vida de oración, y tenemos claras nuestras prioridades, entonces estamos preparados para predicar el evangelio de forma sencilla y fructífera.
Dios quiere que nosotros prediquemos el evangelio. Dios nos ama, y por eso nos ha elegido para predicar. Somos sus hijos, y por eso quiere que lo hagamos nosotros, y no otros.
Nuestra ciudad tiene que conocer de Jesús. La enseñanza es que solamente Jesús da salvación. Nuestra vida debe reflejar a Jesús, y entonces predicar que solamente en Jesús hay salvación.


Un abrazo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario