14/11/14

EL MAYOR DE LOS RECURSOS

A la hora de comenzar una nueva congregación hacen falta recursos de todo tipo, humanos, económicos, espirituales, emocionales, ministeriales, evangelísticos, etc. Pero hay uno sin el cual no se puede comenzar, y la abundancia del mismo provoca resultados extraordinarios: LA ORACION.

Ya tengo muy estudiado el hecho de que exista una relación muy estrecha entre la oración y la divulgación del evangelio. La iglesia que ora se desarrolla y crece, la iglesia que no ora se acomoda y decrece. ¿Por qué?

SANTIDAD Y PODER
La oración no es un fin en sí mismo. La oración nos pone en contacto con Dios creador, que nos lleva a tener esa relación personal con Jesucristo, y la guía del Espíritu Santo. Con la oración aplicamos las verdades de la Palabra de Dios a nuestras vidas, y nos separa del pecado, principal obstáculo para el crecimiento de la iglesia, y aumenta el poder del cristiano para llevar adelante la obra y la voluntad de Dios.

SABIDURÍA
Para iniciar una obra es necesaria mucha sabiduría. Esto viene por la diversidad de plantar una iglesia de una forma o de otra. Cada ciudad y cada cultura es un mundo diferente. Dios no se enmarca en un solo patrón para llevar adelante una iglesia, sino que puede emplearse cualquier estrategia, si se le obedece en todo lo que diga su Palabra. La sabiduría va más allá de la inteligencia. Hay muchas personas muy inteligentes que llevan su vida como necios. La verdadera sabiduría proviene de Dios. El pequeño agricultor u obrero que apenas sabe leer, puede ser infinitamente más sabio que un doctor en filosofía. No hay que confundir sabiduría con acumulación de conocimientos no aplicados a la vida real. "El principio de la sabiduría es el temor del Señor", Proverbios 1:7, y sabemos que todo talento perfecto proviene de Dios (Santiago 1:17). Consultar a Dios y pedirle sabiduría es la mejor estrategia para iniciar una obra.

OTROS RECURSOS
De la oración salen los demás recursos que se necesitan. Puedo hablarte de la economía, de las personas, de las circunstancias, de muchas cosas necesarias que Dios ha provisto a través de la oración. Sale también de la oración el valor para predicar la Palabra, y llegan las almas que se entregan rendidas a Cristo. Uno puede tener muchos talentos, pero es la oración la que marca la diferencia entre una obra espiritual útil que deja un legado o una obra de hombres de carácter temporal.

Un abrazo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario