10/11/14

REFLEXION SOBRE EL PARTIDO POLÍTICO "PODEMOS"

Según la última encuesta del CIS y otra de Metroscopia publicada el pasado domingo en el diario el País, el partido liderado por Pablo Iglesias, Podemos, es el partido con mayor intención en voto directo de los encuestados, lo que supone un enorme cambio en el mapa electoral de España de cara a las próximas eleciones locales y autonómicas de la primavera del año que viene, y sobre todo de las generales de final de año.

Podemos es un partido innovador en su comunicación, que lanza un mensaje renovado y fresco en el fondo y en la forma. Se financia por crowdfunding y merchandising y se divulga por las redes sociales y las invitaciones gratuitas de los medios de comunicación. El mensaje que lanza es agradable a los oídos de casi todos, por lo que de lo único que les acusan sus rivales políticos es de populismo, demagogia y de objetivos irrealizables. Como nunca han gobernado, no hay nada que reprocharles de su pasado. Solo queda el romanticismo social de unos jóvenes profesores de universidad con valores generosos para su entorno.

He visto a gente que jamás reveló su voto en el pasado, y por primera vez en su vida está diciendo públicamente que va a votar a Podemos (a mi me gusta guardarlo en privado). Sin duda Podemos está generando ilusión en extensas masas sociales, sobre todo urbanas, jóvenes, adultos, hombres y mujeres.

EL SISTEMA O LA PERSONA
Podemos afirma que el sistema está corrompido, y que la casta política se aprovecha de la población que sufre su ineficacia, y no les falta razón. Si entrasen en el gobierno, lógicamente, harían lo que está en su mano para reformar el sistema y hacerlo más justo (si es que pueden). Sin duda sería una alternancia en el sistema político que ya no hay, ya que poca gente ve diferencia entre el PP y el PSOE, extendiéndose al infinito las injusticias sociales que vive el país, y que se ha agudizado con la crisis, como el paro y los desahucios, frente a los lujos de la clase política.

Otra cosa es que gobierne. Aunque llegase a ser la fuerza más votada en las elecciones generales del año que viene, podría repetirse los casos de Grecia con Syriza, e Italia con Beppe Grillo, de ganar y no gobernar, por el pacto de los partidos tradicionales, para evitar una supuesta caída del sistema, y sobre todo, el miedo de no devolver la deuda soberana de los países. La auditoría de la deuda de la que habla Pablo Iglesias, es lo que más asusta dentro y fuera de España, y los grandes inversores están dispuestos a hacer todo lo necesario para que Podemos no llegue nunca a gobernar España.

Pero espero que los de Podemos se den cuenta que lo que está corrompido no es el sistema (aunque sí lo está), sino la persona. Dice Romanos 6:12: "No hay quien haga lo bueno, no hay ni siquiera uno", y Romanos 6:23: "Por cuanto todos pecaron y están destituidos de la gloria de Dios". Aunque el sistema necesite reformas reales, es el individuo quien necesita verdadera regeneración, es decir, reforma total interna, reflexión honesta, cambio de pensamiento. A parte de la eficacia, lo que se pide de un gobernante es que sea honesto, cosa que escasea en todo el mundo, y eso solo se consigue con la regeneración de la persona, por el cambio total de la persona, el nuevo nacimiento del que habla Jesucristo, "el que no nace de nuevo, no puedo ver el Reino de Dios", Juan 3:3.

Podemos puede gobernar por un tiempo, pero lo que cambia las sociedades no es un cambio de sistema, sino un cambio en el interior de las personas. Una sociedad se cambia si se cambia la educación. Sobra gente que quiere pasar a la Historia, y falta gente que quiera cambiar la Historia. Sobran protagonistas y faltan obreros, sobran financieros y faltan misioneros, sobran directores, coordinadores y responsables, pero faltan servidores de lo público y del prójimo. Recuerda que "cada uno de nosotros dará cuenta a Dios de sí", tanto tú, como yo.

Un abrazo.




No hay comentarios:

Publicar un comentario