5/9/16

LA IDENTIDAD DE DIOS

Juan 4: 16-36

Todos tenemos identidad. Todos tenemos un nombre. De hecho eso es lo que nos distingue de los animales y las plantas (aunque a los animales que viven con el hombre se les suele poner nombre). Cada uno de nosotros tenemos una identidad particular con un nombre y unos apellidos, además de un cuerpo físico y una mente que son específicos en cada ser humano. No hay un ser humano idéntico a otro, ni siquiera los gemelos que se parecen como dos gotas de agua. Cada uno de ellos tiene su propia identidad. 

Paradójicamente, al Ser que nos ha dado la identidad y que tiene nombre sobre todo nombre, y del que emanan todas las especies vivas, se tiene la costumbre de quitarle el nombre y la identidad. Algunos se refieren a Dios como la providencia, la naturaleza, el destino, e incluso la casualidad, que ha querido esta o aquella cosa. Pero Dios tiene nombre. Su nombre es Yahvé, que es Yo Soy el que Soy. La evolución de la mezcla entre Yahvé y Adonai (Señor, en hebreo) ha dado la palabra Jehová. Los judíos no decían el nombre de Dios, porque era una falta de respeto al Altísimo. 

Cuando la gente decide quitarle la identidad de Dios, cree que el hombre es autosuficiente para su existencia y llega a pensar que Dios no existe. Para ellos un mundo mejor es sólo el que se deriva de la buena voluntad de las personas, y rechazan cualquier identidad exterior que no sea una que se pueda ver, palpar y oír. Otros admiten que pueda existir un Dios, pero niegan que esté actuando en el mundo. La Biblia dice que la imagen más certera del Padre es Jesucristo. A través de Él es que podemos identificar en plenitud la identidad de Dios, porque todo es por Él y a través de Él. Todas las cosas le han sido entregadas a Jesucristo en el Cielo y en la Tierra, y en Él tenemos plena comunión con el Padre, por medio del Espíritu Santo, que es Dios actuando en la Tierra.


Al tener clara la identidad de Dios, podemos relacionarnos con Él con plena claridad y trasparencia. Tener a Dios de nuestra parte es lo mejor que nos puede pasar. Los asuntos de los hombres no interesan a Dios. A Él le interesa nuestra salvación, nuestra vida para siempre, ya que Él nos ha dado una identidad. Ten clara la identidad de Dios y te relacionarás mejor con Él.

Un abrazo.

2/9/16

PASIÓN POR LA MISIÓN - DIARIO DE MISIONES

En el contexto en el que he crecido, las misiones transculturales no han sido un asunto prioritario con el que yo haya tratado. Ha sido el transcurso del tiempo y sobre todo el hecho de conocer a misioneros de varias nacionalidades, lo que me ha llevado a interesarme por las misiones.

En el mes de Junio de 2016 fui a Guinea Ecuatorial en un viaje misionero. No es el primero que hacía, pero sin duda marca el principio de este diario de misiones que pretende informar, hacer reflexionar y promover las misiones transculturales para los lectores de este blog.

Cuando salí del seminario tenía claro mi llamado a plantar nuevas iglesias en lugar de pastorear una iglesia evangélica tradicional, que era la otra alternativa que me planteaba. Dios me ha puesto el interés por la extensión de su Reino plantando nuevas iglesias, y aunque he sido también pastor en iglesias evangélicas tradicionales, mi esfuerzo principal ha sido y es la plantación de nuevas iglesias. Así que, de alguna manera, siempre he sido un misionero dentro de mi propio país, España, aunque no en mi propia tierra, Madrid.

Con ese nuevo interés por la misiones transculturales es que empiezo esta sección que he llamado "Diario de Misiones". Espero que sus lecturas te puedan desafiar y tomar interés en algo que es totalmente maravilloso. Ya lo verás.