COMO SER FUERTE

Mateo 16:13-25

En tiempo de dificultad lo que más importa es ser fuerte. Pero ser fuerte no es fácil. Hay un dicho que dice: “No supe lo que es ser fuerte, hasta que ser fuerte fue mi única opción”. Pero nosotros no queremos llegar a eso. Queremos ser fuertes en cualquier situación, en cualquier problema. Dejar a tras esa flojera que a veces nos mete en tantos problemas.

Así que esta predicación es para gente que quiera ser fuerte, (ahora lo necesitamos), y para los que son fuertes también, porque dice la Biblia: “El que piense que es fuerte, mire que no caiga.” No hay que fiarse. Hay que permanecer alerta ante cualquier dificultad, para que no nos pille de sorpresa.

Como ejemplo os voy a poner a alguien de la Biblia que fue fuerte. Del Nuevo Testamento. Está en Mateo 16:13-25. Este personaje llegaría a ser tan fuerte como una roca, como una piedra. El Señor Jesús le puso este nombre a uno de sus discípulos. A Simón. Le dijo, Ya no serás más Simón, a partir de ahora serás Pedro, una piedra. La primera piedra.

Pero ¿qué hizo Pedro para ser declarado como una piedra? Confesar a Jesús como hijo de Dios, como Hijo del Dios Viviente, el que Vive el que nos acompaña, Jesús es su Hijo. Simón confesó eso por revelación directa del Padre, y Jesús le dijo: Ya no serás Simón. Serás Pedro.

Así que la primera cosa para ser fuerte es confesar a Jesús como Hijo del Dios viviente.

Pero Pedro no fue fuerte inmediatamente. De hecho, al cabo de pocas horas negó conocer a Jesus. ¿Cuándo Pedro empezó a ser fuerte? Cuando recibió al Espíritu Santo. 
Cuando tienes a Jesús en tu corazón, el Espíritu Santo viene sobre ti. Una declaración intelectual de que Jesús era el Hijo de Dios no era suficiente. Es necesario tener al Espíritu Santo en Plenitud para ser fuerte. ¿Cómo obtienes el Espíritu Santo? Jesús nos lo enseñó en Lucas 11:13: “Pues si vosotros, siendo malos, sabéis dar buenas dádivas a vuestros hijos, ¿cuánto más vuestro Padre celestial dará el Espíritu Santo a los que se lo pidan?” Así que la clave es pedirle a Dios el Espíritu Santo que es el que nos capacita para ser fuerte.
  1. Confesar a Jesús como Hijo de Dios.
  2. Pedir a Dios el Espíritu Santo para que nos capacite. 
Sencillo y real. Pedro fue fuerte hasta la muerte, y tuvo una muerte aún peor que la de Jesús. Fue crucificado boca abajo. Fue tan fuerte como el Señor Jesús. Por la misma razón. Los dos tenía al Espíritu Santo. 

Tú puedes ser tan fuerte como Jesús y como Pedro, y como Pablo, y como cualquiera, porque la diferencia la hace el Espíritu Santo. 

Ahora quiero que hagas una oración conmigo para recibir al Espíritu Santo en plenitud y puedas a llegar a ser tan fuerte como necesites. 

Oración.












Comentarios